martes, 22 de abril de 2014

Nubes de kétchup de Annabel Pitcher

Título: Nubes de kétchup
Autora: Annabel Pitcher

Editorial: Alevosía
Palabras clave sobre el género: Realista, secreto, madurez, superación

Puntuación total: 3'5/5
Edición: 3'5/5
Narración: 4/5
Diálogos: 3/5
Personajes: 3'5/5
Relaciones: 3'5/5

Casi hace un año el sello editorial Alevosía me invitó a un evento muy especial, un encuentro con la autora Annabel Pitcher, de quien no había escuchado más que cosas buenas. Fue un verdadero placer conocerla y escuchar hablar de su última novela publicada en España, como podéis leer en la crónica que hice en su momento. Lo cierto es que desde entonces y hasta febrero fui dejando su lectura abandonada en mi estantería, cosa de la que me arrepiento mucho.

Lo primero que debéis saber de esta novela es que está escrita de forma epistolar y que hasta el final estamos reducidos al punto de vista de Zoe, una chica que tiene un secreto demasiado horrible como para confesárselo a nadie. Lo que no deja que duerma tranquila es tan desagradable que necesita compartirla con alguien, pero no con cualquier persona si no con una que pueda comprender lo que significa tener el alma emponzoñada con el asesinato y la decepción. Por eso recurre a Stuart Harris, un hombre preso en el corredor de la muerte que recibe las cartas tal y como nosotros lo leemos.

Desde el principio queda completamente fija la personalidad de la que es nuestra protagonista. Aunque en las primeras cartas se nos muestre como un alma en pena, en busca de una explicación de todo su dolor y sin comprender lo que debe hacer, Zoe es una chica imaginativa y que se siente terriblemente culpable. El amor, los malentendidos y la traición son tres conceptos que van de la mano con ella, llevándola de un lado a otro sin prisa pero sin pausa.

Pese a que pueda parecer extraña y difícil de seguir la estructura de la novela, a mí me pareció muy sencilla gracias a que Zoe le cuenta a Stuart las escenas narrando como si fuera una historia al uso con un narrador un tanto peculiar y muy personal. Este detalle le da un punto diferente que la aleja del resto.

Los personajes son fundamentales en esta novela, ya he hablado de la protagonista pero no es la única que importa porque todos los demás la influencian en mayor o menor medida. Todo el núcleo familiar al que pertenece es muy especial, los padres con sus rencillas, Dot y su preciosa forma de ser, Soph y su problema, estas cuatro personas han formado el campo de cultivo en el que Zoe se ha construido a sí misma y los que generan gran parte de las situaciones que interesan. Por otro lado está Aarón, el Chico de Ojos Castaños, el de DOR1S, el de la sonrisa que no se olvida y así podría seguir durante muchas comas más porque es imposible simplificara este personaje que Zoe ha trazado tan nítidamente para los lectores. Max también es un personaje fundamental y de quien me encariñé muchísimo porque aunque su coraza sea más firme que la de una tortuga, su alma escondida me conquistó.

Es imposible leer esta novela sin terminar alabando la sencillez y misterio con la que Annabel Pitcher nos introduce en la mente de una chica tan joven. Su forma tan especial de narrar, así como los personajes tan bien construidos y que desempeñan unos papeles tan complicados que los hacen más reales y tangibles a los lectores. La dulzura con la que trata los temas abordados y la gravedad que va adquiriendo el secreto que va descubriendo quedan tan cuadrados que no puedo hacer más que felicitar a la autora.

Por último y para no alargarme más quería deciros que el final me dejó completamente helada, como si el mundo real hubiera sido encerrado entre las tapas de este libro. Os recomiendo este libro si sois de los que disfrutáis con un narrador completamente desnudo para el lector, que está preparado para compartirlo todo... hasta las últimas consecuencias.

Cita:
Entre ellos había un vínculo resplandeciente y ya, bueno, probablemente no fuera más que el sol que estaba empezando a quemarme los nudillos, pero por un instante me sentí como si el universo y yo estuviéramos conectados en un gigantesco dibujo de esos de unir los puntos. Todo tenía un sentido y todo resultaba lógico, como si de verdad hubiera alguien dibujando punto por punto mi vida.

4 comentarios:

MaríaT (In The Nevernever) dijo...

Esta fue una de mis mejores lecturas del año pasado, simplemente tan mágica como real, porque la historia que nos cuenta es dura, pero con unos personajes increíbles. ¡Y ese final!

Marta Cruces Díaz dijo...

Sí, ese final me dejó heladísima. Aunque el secreto me esperaba que fuera ese, no creí que los personajes acabaran así.
Muchas gracias por comentar =D

Alicia Tinte dijo...

Es una de mis próximas lecturas así que me alegra que te haya gustado! Quedo impaciente por leer ese final! ^^

Marta Cruces Díaz dijo...

Gracias Alicia, espero que disfrutes de la lectura tanto como yo y cuando la termines, pasa a comentar de nuevo para saber qué te ha parecido =D