miércoles, 14 de enero de 2015

Reto de escritura Siete

Si en 2014 conseguí terminar de escribir la historia de Drake, este 2015 me quiero proponer algo diferente, algo que no he hecho nunca y que desde el primer momento me pareció una locura maravillosa. En 2013 tenía una idea para una novela sobre brujas, ambientado en el mundo real con un demonio detrás de los asesinatos de un aquelarre. Mientras estaba desarrollando la historia se me ocurrió contárselo a mi novio, que siempre tiene muy buenos consejos y no le tiembla la voz cuando le cuento tonterías que se me ocurren. La idea le pareció ñoña y que le faltaba algo, por eso se dedicó a darme ideas y de ahí surgió otra historia que no tenía absolutamente nada que ver.

Entonces nos dimos cuenta de lo que teníamos entre manos, podíamos darle forma y escribir esa historia, juntos. Días, semanas e incluso algún mes más tarde y muchas noches casi en vela, escribiendo los esquemas y miles de millones de detalles que se nos iban ocurriendo, pusimos el punto y final al trabajo previo a la escritura. Teníamos la historia, los personajes, muchas preguntas con respuestas (aunque también las había que no las teníamos) y multitud de escenarios (algo clave en este libro), incluso mapas.

Soy una persona que ha escrito bastantes historias muy diferentes entre sí a lo largo de mi vida, pero nunca lo había hecho con otra persona. Alguien que tenía la mente siempre centrada en mi mismo objetivo y buscando continuamente ese detalle que no encuentras. Dos mentes piensan mejor que una y yo lo estoy comprobando gracias a este proyecto.

¡Ah! ¡Es verdad! Aún no os he dicho nada en sí de nuestra historia, su título provisional (y por mucho que le moleste a él yo creo que es perfecto) es Siete. Es una novela de fantasía oscura que narra la historia de un personaje principal al que estoy tomando mucho cariño, completamente autoconclusiva y que espero poder compartir más adelante. Por el momento os diré que trata de una búsqueda que llevará al protagonista a lugares que nunca hubiera imaginado y que desafía a todo lo que siempre ha creído.

Este 2015 es el año en el que queremos tenerla escrita y probar suerte (¡lo conseguiremos!) con editoriales para que pueda llegar a quienes llame la atención. Para conseguir más motivación he decidido plantearlo como reto y poner el marcador a la derecha como estuvo el de Drake. Acompañarnos en esta aventura en la que el sueño, la pesadilla y la realidad no están divididas.

Actualización: Reto conseguido.

5 comentarios:

Malabaricien dijo...

La verdad que nunca había escrito una historia pero lo estamos pasando genial. Estoy convencido que va a quedar fenomenal. Esperemos que nuestro joven protagonista no se vuelva demasiado loco con todo lo que le pasa

Pablo Baste dijo...

¡Qué ilusión leer esa "suma de creatividades"! Seguro que conseguís vuestro reto. Aunque no es imprescindible que dediquéis a la escritura TODO el tiempo, la noche da para más cosas...
¡Mucho ánimo!

Marta Cruces Díaz dijo...

Muchísimas gracias por los comentarios. Este reto me tiene muy ilusionada porque es un reto tanto el hecho de escribirlo con otra persona como escribirlo en sí, porque es muy diferente la historia de lo que suelo tratar en otras novelas =D

Por supuesto que hay muchas otras cosas que hacer durante la noche jaja

Elwen dijo...

Así me gusta, con iniciativa. Siempre me he preguntado cómo es eso de escribir a cuatro manos y durante el nanowrimo casi pude por fin comprender cómo funciona. Aún no he escrito nada con nadie pero el poder compartir detalles, que te vayan sometiendo a preguntas y que tengas ahí un apoyo para cuando no apetece escribir es algo importante. Escribir es una labor solitaria pero con alguien así al lado se convierte en algo más divertido.

Espero que en este 2015 veas por fin una historia más terminada y, por supuesto, tengas todas las posibilidades de publicarla. Suerte!

Marta Cruces Díaz dijo...

Muchas gracias por los ánimos, iré informando de cómo vamos con la escritura pero estamos muy emocionados =D