miércoles, 24 de octubre de 2012

Pequeñas Mentirosas de Sara Shepard

Título: Pequeñas Mentirosas Primera parte de Pequeñas Mentirosas
Autora: Sara Shepard

Editorial: Trakatrá (Factoría de Ideas)
Palabras clave sobre el género: Juvenil, realista, misterio

Puntuación total: 1/5
Edición: 4/5
Narración: 2/5
Diálogos: 1/5
Personajes: 1/5
Relaciones: 1/5

Fue en la Feria del Libro de Madrid del 2011 cuando me hice con este libro en el que está basada una de las series que más me estaba gustado en ese momento. Lo cierto es que dejé pasarlo simplemente porque siempre que me ponía a escoger una próxima lectura, no me apetecía esta novela hasta que este verano quise darle una oportunidad y descubrir si me entretenía tanto como la serie.

Pequeñas Mentirosas nos traslada a Rosewood en donde se sucede una lamentable pérdida, sobre todo para cuatro jóvenes y es que en el verano de primero a segundo de secundaria, les cambio la vida completamente cuando la mejor amiga de las cuatro, Alison Dilaurentis, desapareció en medio de la noche sin dejar rastro.

Al principio todo fue revuelo, los medios se volcaron en la triste historia de la guapa desaparecida y la policía interrogó a las cuatro amigas sin encontrar respuesta. Después, el interés inicial se calmó y las aguas volvieron a su cauce pero nada sería igual para Spencer, Aria, Emily y Hanna. Alison era lo que unía a estas cuatro chicas y, con su desaparición, pasaron a considerarse meras conocidas.

Tres años después, sus vidas vuelven a cruzarse. Spencer continúa con su obsesión por ser más perfecta que su hermana Melissa, aunque para ello tenga que recurrir a métodos desagradables. Aria regresa a Rosewood con el temor de que aquello de lo que huyeron continúe dando problemas a su familia. Emily encuentra por fin a una amiga que remplace a Alison y es que llega al vecindario Maya Saint Germain, una chica desinhibida que pondrá patas arriba la vida de la deportista. Por último está Hanna, quien se ha convertido en la nueva “abeja reina” del instituto con su mejor amiga, Mona Vanderwall, y su guapísimo novio pero siempre se ha visto a sí misma como la gordita de la que Alison bromeaba continuamente.

Poco después de la llegada de Aria a Rosewood, todas comienzan a recibir extraños mensajes que dejan traslucir que saben mucho sobre ellas y están firmados con una A acusadora que desenterrará viejos secretos que no deben ser descubiertos por el bien de las chicas.

Lo cierto es que la historia me ha decepcionado, sobre todo por lo esquemáticos que me parecieron los personajes porque en algunos momentos, me parecía estar leyendo Gossip Girl con la cantidad de marcas y de comentarios superficiales. Además ninguno de los personajes me inspiró el cariño que les tengo a los de la serie. Por no hablar del nulo misterio que tuvo la trama porque aunque los personajes tenían que ponerse en guardia (vamos, yo creo que si me pasara a mí, lo haría), parecían tener una pachorra a la hora de darle crédito a los mensajes…

En cuanto a la escritura, en ocasiones me dio la sensación de estar leyendo algo escrito por una chica de catorce años, abusando de los “ejem” y de comentarios jocosos a los que sólo faltaba sumar la risa histérica de una adolescente.

Para finalizar, no me ha gustado el libro y dudo muchísimo leer la continuación, creo que me quedaré con la serie que, si bien no es prácticamente fiel, en este caso me quedaré con la imitación porque los personajes me parecen ¿más creíbles?