martes, 28 de mayo de 2013

I’ll be there. Siempre contigo de Holly Goldberg Sloan

Título: I'll be there. Siempre contigo
Autora: Holly Goldberg Sloan

Editorial: Ediciones SM
Palabras clave sobre el género: Realista, juvenil, superación personal, drama, familia

Puntuación total: 2'5/5
Edición: 4/5
Narración: 3/5
Diálogos: 3/5
Personajes: 2'5/5
Relaciones: 3/5

Este libro llegó a mis manos en la Blog Experience SM 2012, a la que tuve la suerte de ser invitada y desde el primer momento llamó mi atención por la portada y lo que nos contaron, pero las primeras reseñas que leí empeoraron mi concepción y decidí dejarlo para más adelante. Ese momento llegó por la sesión de marzo en el MadRead, en el que salió elegido este libro entre varios de temática realista.

Creo que el gran problema que ha tenido esa novela para hacerse un hueco es que el enunciado engaña, puesto que no se corresponde con el contenido real. Me explico. Yo, como me consta que la mayoría de los lectores, nos esperábamos una novela de amor y música, y eso no es lo que te encuentras en I’ll be there.

En esta historia nos encontramos a dos familias radicalmente opuestas: la familia de Emily es una familia modelo con dos padres atentos y que se quieren, un hermano algo travieso pero encantador y hasta tienen un perro adorable; por otro lado, la de Sam está totalmente desestructurada, su padre es un delincuente sin remedio y Riddle, su hermano, no es un niño nada convencional. Emily no tiene mayor preocupación que aguantar como su padre le insiste para que cante en el coro de la iglesia o charlar con su mejor amiga Nora hasta que su móvil se queda sin batería. En cambio, Sam tiene que cuidar de Riddle y luchar por no quedar enganchado en la locura de su padre.

Por eso, cuando Emily y Sam se conocen, la situación no puede ser más anormal: no tienen nada en común y su relación no puede salir bien, por mucho que las chispas saltaran entre ellos. Además, a este cóctel explosivo se le tiene que añadir al pretendiente de Emily, que desde el principio sospechará que algo extraño ocurre con la familia de Sam.

En cuanto a los personajes, le cogí especial cariño a Riddle porque creo que la autora trató su personaje con más cariño que al resto y eso se nota. Por otro lado, creo que el personaje de Clarence Border está conseguidísimo, me hizo tener pesadillas algún que otro día y hubo algún capítulo en el que deseé que no existiera nadie así en la realidad y que encima tuviera bajo su custodia a unos niños como Sam y Riddle. De todas formas y a pesar del mal lugar en el que la escritora le dejó en las últimas 50 páginas del libro, tengo que decir que Bobby Ellis me cayó en gracia y que disfruté muchísimo con sus diálogos internos y sus comeduras de cabeza. Sé que debería ser algo así como el “antagonista” pero lo cierto es que Sam no me movió ni un pelo y Bobby Ellis me hizo reírme como nadie en el libro.

La escritura de Holly Goldberg Sloan me pareció encantadora y muy dinámica, el hecho de que el punto de vista cambiara cada pocas páginas le daba un buen ritmo. Me parece que trata la relación de Sam y Riddle con una dulzura superior a la que emplea con el resto de relaciones (quitando la de la Riddle con otro personaje que no revelaré por ser spoiler) y que manda un mensaje positivo acerca de la posibilidad de conseguir que la vida de una persona pueda mejorar.

Quizá pueda parecer que no me gustó el libro pero sí que lo disfruté cuando decidí dejar de buscar una gran historia de amor. Lo recomiendo diciendo que es una novela realista de trama social en el que dos hermanos lidian todos los días con una situación infernal en casa y todo cambia cuando entra en su vida una familia que es todo lo que ellos se merecen.

Cita:
Emily tenía diecisiete años y le había dado por preguntarse sobre su lugar en el gran rompecabezas de la vida. ¿Cuál sería el pequeño incidente que cambiaría para ella el curso de las cosas?

3 comentarios:

Rey Pescador dijo...

La puntuación me había dejado un poco chafado, pero la reseña me vuelve a dar ánimos. Supongo que solo es cuestión de leerlo sabiendo qué te vas a encontrar y qué no. Lo tengo en mi wishlist de Book Depository desde hace meses, a ver si me hago con él pronto.

Marta Cruces Díaz dijo...

Sí, yo creo que he sido un poco mala con la puntuación pero no quiero que luego quede a la altura de otros libros que me han gustado mucho más.
Lo que dices es lo mismo que yo pienso, la decepción viene cuando lo lees pensando que es otra cosa y, obviamente, te llevas un buen chasco... así que hay que tener la mente abierta y disfrutar de la historia aunque no sea lo que te han prometido :)
Gracias por comentar!!!

Shorby dijo...

Este lo quiero leer, aunque no es de los que ocupan primeros puestos en la lista de pendientes, pero caerá =)

Besotes