lunes, 1 de julio de 2013

Las Eternas de Victoria Álvarez

Título: Las Eternas
Autora: Victoria Álvarez

Editorial: Versatil
Palabras clave sobre el género: Fantasía, misterio, steampunk, amor

Puntuación total: 3'5/5
Edición: 3/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 3/5
Relaciones: 3/5

Hace ya dos años que leí Hojas de DedaleraLas Eternas
nos traslada a los albores del siglo XX, al año 1908 para ser concretos, y a un lugar que es mágico, si conocéis Venecia me daréis la razón porque sus calles y sus canales parecen susurrarte historias desde sus balcones y sus góndolas. En esta historia nos encontramos con un mundo que a mí siempre me ha dado un poco de miedo: los autómatas, aquellos juguetes que por sus mecanismos son capaces de ejecutar movimientos o sonidos, que en medio de la noche le arrebatan a cualquiera la valentía.

También es la historia de dos familias, los Corsini y los Montalbano que tienen en común ser jugueteros, aunque algo les divide (además de un canal) y es que los primeros provienen de una familia que ha estado afincada en Venecia durante generaciones, mientras que los segundos son jugueteros errantes en busca de mejores mercados. El problema no existiría si no fuera porque los Montalbano poseen una técnica inalcanzable para los Corsini y convierten La Grotta della Fenice (nombre de su juguetería) en un lugar en el que la maravilla y la ilusión se dan cita.

Mario Corsini, el (intrépido) inteligente protagonista que maneja Victoria en esta novela siente mucha curiosidad acerca de los misterios que la juguetería de sus rivales parece entrañar, pero ignora que esa primera incursión en el territorio de los Montalbano será suficiente para cambiar por completo su vida, la de su familia y condenar su corazón a un amor complicado. Porque sí, Mario quedará prendado de la fría belleza y los ojos mágicos de Silvana Montalbano, la hija de su rival, que es capaz de dar vida a unos mecanismos y que parezcan tan ligeros como una mariposa.

Este amorío será la primera pieza (y la más importante) del tablero que Victoria Álvarez dispone para nosotros, porque también deposita una buena dosis de misterio que prende fuego con un prólogo impresionante en el que un desconocido se lleva el cuerpo muerto de una niña inocente; algo de desengaño amoroso otorgado por un personaje que me dejó desconcertada desde el primer momento, y también mucha ternura y diversión con Andrea, el hermano del protagonista quien me parece que es el personaje que más evoluciona a lo largo de la novela.

Ahora que hablo de personajes y sus relaciones, fui incapaz de no cometer el error de comparar Las Eternas con Hojas de Dedalera, y es que lo que me removió en las entrañas el amor eterno de Annabel y Victor, no lo sentí con Silvana y Mario, me pareció un amor menos real aunque sí que me pareció bonito. Creo que me gustó más la relación de Andrea y Simonetta, que estuvieron a punto de hacerme llorar.

Por último me niego a terminar la reseña sin resaltar que, al igual que con su novela anterior, Victoria Álvarez consigue que recorramos la ciudad italiana con los personajes, haciéndome desear en más de una ocasión regresar a Venecia para prestar atención a ciertos detalles.

Lo único que le puedo sacar negativo a la novela y que considero spoiler (así que, si no habéis leído la novela, dejar de leer inmediatamente), es que el final no me pareció el adecuado para la historia. Entiendo el dolor que puede significar pero es como si los personajes no hubieran aprendido nada de los errores.

Quitando spoilers, os recomiendo que leáis esta novela con tintes de steampunk, misterio entre canales y un tierno amor.

Cita:
No aparentaba más de treinta años como mucho. Tenía un rostro delgado, bastante descuidado debido a la barba de varios días que cubría sus mejillas, y unos ojos tan oscuros como el cabello que acariciaba sus hombros.