viernes, 15 de noviembre de 2013

La profecía del cuervo de Maggie Stiefvater The Raven Boys 1

Título: La profecía del cuervo Primera parte de The Raven Boys
Autora: Maggie Stiefvater

Editorial: Ediciones SM
Palabras clave sobre el género: Juvenil, misterio, amistad, magia, amor

Puntuación total: 3'5/5
Edición: 4/5
Narración: 3/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 3'5/5
Relaciones: 4/5

Hace meses Ediciones SM se puso en contacto con algunos blogueros para proponernos una serie de títulos para una novedad que llegaría en otoño, cuando me llegó tengo que confesar que no tenía la menor idea de qué libro se trataba, así que investigué para poder contestar y me picó la curiosidad. Tiempo después, con motivo de la Blog Experience SM 2013, nos presentaron la novela en cuestión y nos regalaron un ejemplar a cada uno. Desde entonces (finales de septiembre), me miraba desde la pila de libros por leer y fue esta semana, con intención de aprovechar al máximo la visita a España de Maggie Stiefvater, cuando me lo he leído (y ahora solo soy capaz de pensar en la segunda parte).

Para Blue Sargent hay dos cuestiones fundamentales que no debe olvidar por nada del mundo: no debe enamorarse de ningún chico y, por nada del mundo, debe acercarse a ningún alumno de Aglionby, la escuela elitista para hijos de ricachones que se encuentra en Henrietta, el lugar de donde es la protagonista. La razón fundamental para que una adolescente, con las hormonas seguramente revolucionadas tome esta decisión, es porque lleva toda su vida teniendo presente un mal augurio que todas las médiums que han pasado por su vida le han hecho, y es que cuando Blue bese a su amor verdadero, él morirá.

Cuando acompaña a Neeve la noche de San Marcos, que es la ocasión en la que las personas que van a morir en los próximos doce meses se aparecen, no espera que ocurra nada fuera de lo normal. Aunque el plan de ir a ver fantasmas pueda parecer algo apasionante, para Blue no lo es porque nunca ve nada, puesto que su único poder es amplificar las capacidades de los demás y apuntar los nombres que le vayan dictando. Pero esa noche todo empieza a cambiar porque ve a un chico, un chico vestido con el uniforme de Aglionby con un aspecto poco alentador que le provoca congoja y cuyo nombre es lo único que descubre. Bueno, no es lo único, porque según le dice Neeve, la única razón por la que ella ha podido verle es porque lo matará o porque es su amor verdadero. Lo que, como bien sabemos, es lo mismo cuando se trata de Blue.

Ahora mismo es posible que os estéis llevando una idea equivocada de la novela, pensando que es una historia de amor imposible y algo de tensión, pero no es así. Yo diría que es una novela de misterio con la magia como telón de fondo y principal elemento de atracción. Digo esto porque los protagonistas están buscando una señal mágica que les lleve a un misterio que lleva siglos sin desentrañarse y, en el camino, se mezclan en una trama poco aconsejable y algo peligrosa. Lo cierto es que este ingrediente de misterio creo que es tan fuerte gracias al protagonista masculino, cuya voz es de lo más evocadora y que consigue meterte en la cabeza que tienes que acompañarle en la búsqueda (como le pasa a todos los personajes de la novela).

Ya que he empezado a hablar del protagonista, reconoceré que es mi punto débil en esta novela. Gansey es miembro de una familia rica desde hace varias generaciones y hablar del dinero se le da extremadamente mal, pero tiene una gran capacidad tanto para negociar, como para encontrar bichos raros y acogerlos bajo sus alas. Prácticamente todas las carcajadas que he tenido que ahogar en el transporte público han sido debido a intervenciones suyas, pero no es un personaje simplemente gracioso: es inteligente, apasionado y sabe valorar su vida. No sé si le habrá pasado a más lectores pero yo, cuando leí el primer encuentro que tienen los protagonistas, lo único que pude pensar (además de reírme, claro) fue ¿cómo hará Maggie Stiefvater para salir de esta sin que parezca metido con calzador?

Aunque tenga cierta preferencia por Gansey, su fuerte relación de amistad con Adam, Ronan y Noah, hace que sea fácil cogerles cariño. Eso sí, cada uno tiene sus peculiaridades que no me acaban de convencer. Muchas veces he dicho que los personajes con un carácter difícil, no consiguen ser de mi agrado y es que Ronan es de los más difíciles que he conocido últimamente, pero hizo que me sintiera identificada con los pensamientos que Blue tiene sobre él. Por otro lado, Adam es algo más complejo porque posee uno de los rasgos que menos me gustan: el orgullo, pero por otro lado le identifico en muchas ocasiones con mi prototipo de personaje preferido. También he nombrado a Noah y sólo diré que, desde el principio, supe que algo extraño pasaba con él, aunque no resultó ser lo que yo pensaba.

Maggie Stiefvater tiene una narración lenta pero segura. Introduce a los personajes de una forma muy especial, cada cual a su manera y no es posible confundirles entre ellos. La escritura fluye de una forma muy dinámica, sin artificios y con originalidad. Recuerdo la sensación que tuve al leer Temblor: de suavidad y de un chocolate caliente bajo la manta, y es que Maggie hace que te transportes y seas capaz de evocar la situación perfecta para leer ese libro. Para mí The Raven Boys es un libro perfecto para leer durante una tarde de lluvia y que te saque una sonrisa con facilidad.

Para terminar esta reseña que está saliendo mucho más larga de lo que pensaba, repito lo que dije en el primer párrafo y es que estoy deseando leer la segunda parte. Creo que es una novela a la que critican la lentitud, pero yo creo que su ritmo ligeramente lento hace que los personajes se acomoden en sus posiciones para que las siguientes partes tengan vida propia delante de sus ojos. Por mi parte, les recomiendo The Raven Boys a los que disfrutan de novelas juveniles en el que el misterio y la amistad sean los elementos que priman, y que la magia y el amor sean tratados, pero que no son ingredientes fundamentales.

Cita:
En opinión de Gansey, la clave estaba en creer que todo aquello existía; que aquellas cosas formaban parte de algo mayor. Algunos secretos solo se mostraban ante quienes demostraban merecerlo.

3 comentarios:

Espe dijo...

Tengo muchas pero que muchas ganas de conseguirlo, la autora me gusta y la trama me parece fascinante.
Un beso

Leonel Teti dijo...

Muero, realmente muero por leer este libro!!!

Gracias por la reseña y coincido lo de la lentitud, a mí me paso con la saga de Los lobos de Mercy Falls pero no encuentro que sea un punto en contra, creo que es una "lentitud positiva"

P.D: te sigo!!!

Saludos, Leo

http://sueniosypalabras.blogspot.com.ar/

Marta Cruces Díaz dijo...

Muchas gracias por los comentarios, os recomiendo muchísimo que lo leáis. Yo estoy deseando que salga la segunda parte en español porque en inglés está teniendo muy buena acogida =D