martes, 7 de abril de 2015

Alianzas (Cuentos de la luna llena I) de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Título: Alianzas Primera parte de la trilogía Cuentos de la luna llena
Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Editorial: Everest
Palabras clave sobre el género: Fantasía, juvenil, aventuras, amor

Puntuación total: 4/5
Edición: 2'5/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 4/5

En ocasiones se hace difícil hablar de un libro. A veces es porque no te ha gustado y no sabes cómo explicarlo. En algunas otras porque te ha gustado tanto que temes alzar las expectativas de los futuros lectores y hacerle un flaco favor a la novela de la que hablas. Y, hay entre medias, un buen número de estadios intermedios en los que las palabras no salen con tanta fluidez como deberían. Con Alianzas me ha pasado algo así, le tenía ganas desde hacía mucho tiempo y cuando se hicieron con el Premio del Templo de las Mil Puertas, ya no pude seguir mirando como languidecía en mi estantería.

Si juntamos el hecho de haber disfrutado ya con la lectura de Pétalos de papel, la novela autopublicada de ambas autoras, y que la historia en sí llamaba mi atención por su temática y su forma narrativa, no le hacía falta mucho para satisfacerme. Pero Alianzas no es una novela que se conforme, fue una lectura intensa y llena de momentos para recordar.

Comenzando con pretensiones de cuentos de hadas, de inmediato te das cuenta de que la trilogía en la que Iria y Selene están trabajando es mucho más de lo que parece. Nos llevan a un mundo inventado, arrojándonos a un prólogo en el que el papel de malvada se desarrolla de forma soberbia y los amantes son despojados de todo cuanto desean. Después comienza un baile de máscaras, con personajes que narran como si compartieran sus vivencias con el mejor amigo que podían tener. Está el trovador que canta y toca de forma tan preciosa que hasta los astros salen a escucharle. La princesa rebelde, la que ansía su libertad como el aire que respira y que nunca quiere rendirse. Su cara opuesta también se encuentra en esta novela, la princesa de cuento: delicada y buena. El príncipe de la máscara, cuya frialdad puede congelar hasta el día más cálido del verano.

Normalmente suelo hablar de los personajes aparte, pero en este caso hablo de ellos doblemente porque llevan el peso de toda la historia. Son narradores, mediadores, ejecutores y espectadores. Los que provocan la acción y sufren las consecuencias. En la historia veremos que nada es lo que parece, que todos esconden secretos y que, lo que se daba por sentado, no son más que mentiras. Así como, aquello que se daba por perdido puede recuperarse y como una simple cinta puede simbolizar la alianza que sostendrá el precario equilibrio de los reinos.

Si alguno de vosotros me sigue en Twitter, seguramente sabrá ya que mi personaje preferido es Seaben, no voy a razonarlo porque me resulta imposible, solo diré que (a mi parecer) las mejores citas de la novela se dan en sus capítulos. Como hay cierto favoritismo hacia el príncipe, yo os diré que Drake me enamoró también y que espero mucho de su personaje en la segunda parte, me parece que tiene una personalidad fuerte y sus ideales bien construidos. Además, se llama Drake, no puedo decir más. ¿Qué se puede decir de Eirene? Seguramente de todos los personajes, es a quien más me gustaría parecerme, por su fortaleza y su decisión (aunque en ocasiones se equivoque), también por la capacidad que tiene de ver más allá de los prejuicios e intentar comprender siempre. En cuanto a Fay, también hay mucho movimiento en su contra por las redes sociales y yo no creo que sea para tanto, realmente está siendo coherente con lo que la vida la ha hecho.

Tampoco se puede dejar de lado a personajes como Mab, Lowell y Chryses, pero todo lo que me gustaría decir de ellos son spoilers y prefiero que si no lo habéis leído, disfrutéis de las sorpresas que las escritoras han preparado para los lectores con estos personajes.

En cuanto a ellas, a Iria y a Selene, quienes han mejorado a pasos agigantados desde Pétalos de papel y a quienes estoy deseando leer en más novelas (Sueños de piedra, cofcof), me parece que han dado con una forma de narrar que encaja perfectamente con sus tramas y su mundo. En ningún momento me ha dado la sensación de encontrar algo fuera de lugar. Su estilo está pulido y cuidado, tanto que en ocasiones las citas se hacen casi líricas. Desde aquí las quiero animar a continuar con su mejoría y a entusiasmarnos como locos con sus historias llenas de imaginación y amor.

Para terminar y, por si no lo sabéis, en mayo saldrá a la venta la segunda parte de la trilogía, titulada Encuentros y que, seguramente, nos volverá a sorprender como su predecesora. Pero no es la única noticia reciente que concierne a estas autoras, porque en otoño volveremos a disfrutar de sus plumas con Nocturna Ediciones con la novela Sueños de piedra. Para estar al día de sus andanzas, os recomiendo que os suscribáis al canal de Youtube que se ha abierto hace nada Iria G. Parente.

Cita:
—Y sin embargo, a mis ojos eres igual de culpable. —Los ojos rojos se fijaron en Chryses, que ni siquiera podía alzar la vista. De un tirón a sus cabellos, le alzó el rostro y comprobó con satisfacción su mirada enturbiada, sus dientes profundamente apretados—. ¿Y por ella has pensado en traicionarme, Chryses? ¿Por una niña cuya raza se autodestruye? ¿Tan estúpido eres que creíste que yo no me percataría? Nunca he confiado en tu lealtad. No me fío de nadie. Me di cuenta de tu debilidad a tiempo y me exigí paciencia, pues sabía que pronto cometerías algún error.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Hola Marta
No he leído el libro, quizá por pecar de superficial y al no ver una portada que me llamase la atención, no he intentado comprarlo para leerlo. Pero no sé por qué, he visto el título de la entrada de tu blog, y he pinchado, para conocer tu opinión. Y la verdad es que creo que le voy a dar una oportunidad. No sé que me imaginaba que narraba el libro pero supongo que no me esperaba una historia de magia. Y como a mi este tipo de historias me chiflan, pues voy a ver si lo consigo. Aunque en mi ciudad hay tres librerías contadas y me tocará pedirlo por Internet,
Un beso y preciosa reseña

Marta Cruces Díaz dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario, Cristina. Me alegra muchísimo que mi reseña te haya cambiado la idea que tenías de la novela porque merece mucho la pena.
Sería genial si, cuando la terminaras, me contaras qué te pareció al final.
Un beso!!