martes, 7 de junio de 2016

Entrevista a Álvaro García Hernández

El mes pasado reseñé León Kamikaze el ganador del Gran Angular 2016 después de haber tenido la suerte de conocer a Álvaro García Hernández en la rueda de prensa de los Premios SM. Desde entonces me había quedado con las ganas de hacerle algunas preguntas para que os picara más la curiosidad sobre la novela y aquí estoy, espero que disfrutéis tanto como yo.

Antes de nada quería darle las gracias a Álvaro por contestar con tanto cariño hacia su novela y a Ediciones SM por haberme ofrecido esta oportunidad. Ha sido un placer leer tanto la novela como las respuestas a las preguntas formuladas.


Soy Marta, una lectora a la que has dejado completamente fuera de juego con tu novela y que está deseando picar a los que visitan su blog para que se acerquen a León Kamikaze.
Hola, Marta. Muchísimas gracias por el cariño que has demostrado hacia León Kamikaze y por el buen gusto en la reseña que a través del Cuaderno de Ireth has hecho.

Para empezar, me gustaría que nos presentaras qué es León Kamikaze para aquellos que no lo conozcan.
León kamikaze es una apuesta, una novela diferente. Desde su origen aposté por ella hasta tatuármela en el brazo cuando no era más que unas fotocopias encuadernadas dentro de una caja hacia un concurso. Pero también es una apuesta por mostrar algo diferente, una novela juvenil distinta, alejada de las novelas de trama y centrada en las virtudes de una novela de personajes. Es decir, en León Kamikaze la innovación radica tanto en el estilo como en que los personajes no están supeditados a la trama. Pasé dos años construyendo esos personajes, son reales, su técnica es realista, pero, al colocarlos en situaciones casi inverosímiles las vuelven creíbles y ellos reales. Es una técnica muy compleja pero llevarla a la narrativa juvenil ha supuesto un éxito.

Con esta novela has ganado el Premio Gran Angular y ahora que han pasado algunas semanas desde el evento quería preguntarte ¿cómo has vivido la experiencia? ¿Alguna anécdota curiosa que quieras compartir con nosotros?
La experiencia es difícil de creer, de hecho, cuando termina, sigues sin creer que podrás recordarla, guardarla en el mismo cajón cotidiano que guardas el resto de días de tu vida. ¿Lo más curioso? Al día siguiente, al bajar a desayunar, con la resaca del éxito, apareció Jordi Serra i Fabra, se me presentó disculpándose por no haberme saludado la noche anterior, ante mi cara de estupor, me insistió en quién era y yo le contesté que yo ya lo sabía, que si él sabía que era Jordi Serra i Fabra, le hizo gracia, aceptó desayunar conmigo y me dio las lecciones de vida necesarias para sobrevivir al éxito. Fue como una señal.

Lo que más llama la atención en un primer momento es la presencia de los hashtags introducidos en la narración de León Kamikaze. ¿Cómo surgió la idea de utilizarlos?
Pues aunque pueda parecer que surgen de su uso en las redes sociales, no es así, sino que los empecé a usar como una manera de facilitar la comprensión, la lectura, favorecer la lectura en definitiva, pues soy docente y sé de las dificultades que la comprensión lectora presenta en algunos adolescentes. De modo que sí, una vez descubierta la necesidad, el uso desviado de la almohadilla también me iba a servir como una seña de identidad con la nueva generación Millennial. Y así ha sido, es uno de los rasgos más destacados por todos, un acierto.

El personaje de León me ha fascinado por su complejidad y su transformación continua, ¿quién es él para ti? ¿Tiene algo de ti?
León supone un estudio minucioso del concepto de héroe narrativo. Desde el principio, desde cuando sólo era un presupuesto teórico, León se tuvo que definir como héroe. De ahí sus rasgos: un héroe nunca quiere ser un héroe, el héroe cambiará para bien las vidas de todos, el héroe necesita de un proceso de aprendizaje que le permita mostrar sus aptitudes superiores, pero al mismo tiempo el héroe debe tener un punto débil, un pasado que todavía lo atormente. Este fue el principio, una vez conseguido, le di la vuelta y decidí que mi héroe dejaría de comportarse como tal cuando más le exigieran serlo. De ahí su complejidad, de ahí su atractivo: sabes que es un héroe pero no puedes estar seguro de que actuará como tal.

¿Dirías que el humor es un componente importante en la novela?
El humor es peligroso en la novela porque lo asociamos con una pérdida de calidad, es decir, siempre parecerá más relevante una tragedia que una comedia, por eso es preferible la ironía, lo que se entendería como humor inteligente y que no es más que ironía.

A lo largo de la novela hay numerosas alusiones a obras y conceptos literarios y filosóficos, ¿fueron muy premeditados o surgieron de forma más espontánea?
Fueron meditados durante años, León representa una filosofía de vida muy estudiada, destinada a los adolescentes, planteándoles el axioma de que ante cualquier duda la opción que más esfuerzo les exija siempre será la correcta. Cuando no sepas lo que hacer, haz siempre lo que más te cueste. Entre la abulia y la acción, siempre la acción.

Entre Lola y Mateo, ¿quién dirías tú que tiene peor suerte? ¿Si existieran, a quién preferirías conocer?
No puedo elegir entre ellos, sería como preferir ser cojo o manco. Lola representa una evolución genial del concepto de princesa objeto hacia una kamikaze, y Mateo, como todos los personajes, es el que antes descubre que León les ha cambiado la vida, que como en las teorías de V. Propp, todos necesitaban que el héroe irrumpiera en sus vidas para liberarlos. De modo que, en ambos casos, la mala suerte habría sido no conocer a León.

Para los que hemos leído la historia sabemos que León viaja a la India y que esa estancia le impacta mucho. Gracias al evento en el que te conocí sé que tú también viajaste allí, ¿te marcó tanto como a él? ¿Puedes compartir con nosotros la experiencia?
Yo tengo o tuve mucho de la segunda vida de León, pero lo más importante que compartimos es un libro El filo de la navaja, ese fue el origen de todo, del concepto de héroe que no quiere ser héroe, de Lola, de… pero sí, el detonante de la historia es Bombay. Yo hui a Bombay hace ocho años porque no entendía mi vida, por suerte, volví para casarme con una maravillosa desconocida. No es que me haya cambiado la vida, es que, como a León, Bombay me dio una vida nueva.

Como ganador del premio estarás preparando eventos en colegios e institutos, ¿cómo está siendo la experiencia? ¿Qué sueles contar o qué cosas curiosas te están ocurriendo?
En ese aspecto ya llevo años de carretera y usos múltiples. Pues con mis primeras novelas TQMC?, sobre todo, me he recorrido años de institutos interpretando un monólogo bastante curioso en el que explico no sólo cómo me he convertido en escritor sino mi vinculación con FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras) y, últimamente, cómo ambas facetas de mi vida coincidieron una mañana para hacerme detener el coche en medio de la autopista y comunicarme que era el ganador del Gran Angular 2016.

Antes de terminar quería aprovechar para darte la enhorabuena por el galardón, decirte que es completamente merecido y que te deseo muchísima suerte para tus próximos proyectos (de los que ojalá tus lectores sepamos algo pronto).
Tan solo puedo decirte, Marta, que ha sido un placer conocerte, y que estoy seguro de que nuestros caminos seguirán cruzándose como sendas de quien camina leyendo.